Pasa, corazón

Nuestro primer viaje. La primera mañana de nuestra primera escapada, buscando la primera cafetería donde desayunaríamos pasteles de Belém. Esos que me pierden y que me podría comer una caja entera de una sentada. Recuerdo este viaje con muchísimo cariño, lleno de primeras veces juntos, sin saber la de viajes e historias que surgirían después.

Recuerdo la emoción de comprar un mes antes aquellos vuelos sin saber aún lo que éramos, lo que acabaríamos siendo. Comprarlos contigo porque quería volver a verte, me daba igual todo lo demás. Sin complicaciones, si quería besarte lo iba a hacer, si después no iba a más no pasaría nada, porque yo aquel día no quería relaciones a distancia. Y tú me decías que tampoco, que estábamos disfrutando del momento, que lo mismo sería simplemente un amor de verano. No éramos pareja pero éramos dos personas que se disfrutaban cuando estaban juntas. Caminábamos por la calle de la mano, porque sí, porque nos gustaba el cariño y la compañía. Nos besábamos en una esquina, porque sí, porque nos daba un arrebato de cariño. No queríamos darle un nombre concreto. Nos reíamos de los camareros que nos decían “parejita, os dejamos aquí la cuenta”.

Eras mi +1, esa persona a la que quería tener cerca, sin darle explicaciones a nadie. Hasta que me enamoré y decidí que quería llevar a cabo el resto de aventuras, que no quería un amor de verano, que quería un amor de veranos, otoños, inviernos y primaveras. Contigo.

Anuncios

2 comentarios en “Pasa, corazón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s