Dicen que es verano…

Y yo me lo creo. Es martes miércoles por la tarde y ya no sé en qué día vivo. Esta es la esperada sensación que añoraba tener. La de no saber qué día es hoy de la semana y mucho menos día del mes. Con unos cascos y música alta sonando estoy escribiendo este post.

He abierto Spotify y he dejado puesta una lista de reproducción de Muse. Este último mes entre unos y otros, me han enganchado bastante al grupo. Suenan bastante bien. Las introducciones están fenomenal, de algunas canciones es lo que más me gusta.

Estoy tranquila y sin nada que hacer. Hoy por fin es verano de verdad y no primavera maquillada de un calor al que ha costado llegar. Se presentan dos meses y medio de vaguear en casa, piscina, tomar el sol, cenas con amigos, algún que otro viaje, fiestecitas…

Claro que este verano no se podría presentar si no hubiese aprobado el curso de 4º. Han sido diez meses de trabajo, pero he de admitir que no tan duros como el año pasado. Me fui por letras y me quité biología, física y química y matemáticas difíciles. En su lugar he tenido unas matemáticas sencillas que me han servido para aclarar dudas de otros cursos, reforzar conceptos y aprender alguna que otra cosa nueva. He tenido latín, que me ha costado entenderlo al principio pero con un poco de estudio he conseguido sacar la asignatura. Finalmente como optativa he dado Iniciativa emprendedora, una asignatura nueva que ha sido como una versión light de economía que me ha servido apra meterme un poco en el mundo de la empresa, aprender bastante y ponerlo en práctica imaginando que formaba una empresa por mi cuenta. Una muy buena experiencia.

Sinceramente, creo que ha sido un curso fácil. Podría decir que para compensar con el anterior. Ahora me enfrento a bachillerato yéndome por sociales. Tengo ganas, pero estoy algo agobiada porque todo el mundo me ha dicho que el cambio de ESO a bachillerato es muy brusco y que hay que esforzarse por lo menos, el triple. Si eso es todo, tendré que poner más codos y ajo y agua. Que estas notas ya cuentan para selectividad y hay que currárselo bien bien. De momento, a disfrutar del verano, que luego se echará de menos.

P.D: En el blog, ya he puesto una foto parecida a esta, pero quería ilustrar el post con alguna imagen y no se me ocurría cual, así que he elegido esta misma, que creo que no desentona tanto.

Audio: Undisclosed desires

Anuncios

Emprende

En tu cabeza siempre habrá un montón de ideas, pero todas ellas agrupadas en tres.

1) Las cosas que quieres hacer.

2) Las que piensas hacer.

3) Las que pasan cuando las has pensado.

Porque la cabeza es como un nido de pájaros. Llega un pájaro, construye su nido, se queda allí un tiempo, pone huevos y al cabo de un tiempo, éstos se rompen, salen los pollitos y echan a volar.

Con la cabeza pasa lo mismo. Tienes una idea, construyes algo con ella, se queda en tu cabeza un tiempo, haces que surja y cuando sacas de ti esa idea, vuelve a haber allí otra nueva que se desarollará.

No esperes a que las cosas pasen por sí solas, haz que éstas pasen sin esperar a lo que vaya a pasar después, ya vendrá otra con la que estar otro rato pensando. Si sale bien, objetivo conseguido. Si falla, aprende de ese error y vuelve a pensar en lo que puedes hacer para que salga mejor.

Ten una idea y empréndela. Da igual lo que pase después.