Primera persona del plural

52bd127d0ab3a684671d855dab793b26

¿Cuándo empieza a tener sentido la palabra “nosotros”?

¿Cuándo consideramos que algo empieza a ser nuestro?

Ni siquiera nuestra casa la sentimos nuestra hasta que no hemos formado una serie de recuerdos y momentos en ella. Nada más mudarnos sentimos que no pertenecemos a ninguna parte. Tu nueva casa aún no es tuya, por mucho que te hayas hipotecado, pagado una fianza o simplemente hayas decidido vivir una etapa de tu vida en ella. Tu vieja casa a la que no vas a volver sigue siendo más tuya aunque hayas puesto un pie y toda tu vida empaquetada en cajas y bolsas fuera de ella. Tu verdadera casa no está en ninguna parte.

O sí. Igual tu mejor refugio no es un sitio y es una persona a la que consideras “casa” cuando necesitas estar con ella para sentirte mejor. Hasta que pasado un tiempo más que casa empieza a ser hogar. Y eso comienza cuando has estado viviendo en ella o con ella días, y entonces es cuando empiezas a llenarla de momentos que recordarás. Muchos que siempre querrás guardar. Y entonces tendrás ganas de vivir más. En ella. Con ella.

Creo que es así como se nos empiezan a escapar los primeros “nuestros”, los primeros verbos que conjugamos comenzando en “nos”(nos apetece, nos gusta, nos vamos…) y los que acabamos en “-mos” (disfruta-mos, quere-mos, ire-mos…). Las diferentes variedades del nuestro empiezan a ser más frecuentes en nuestras bocas y son éstas las que nos acompañan mientras vamos creando vivencias que nos seguirán días, meses y más…

Esa persona nunca será propiedad nuestra como tal, pero sí todo lo que vivamos con ella. Lo esencial es que lo que compartas sea siempre lo mejor para ambos, que sea lo que te de ganas de seguir viviendo más. Llenar ese “nuestro” de lo mejor que nos pode-mos dar. Porque en la palabra nuestro caben dos y solo tú decides con quien merece la pena compartirlo.

4ccbe7818d43b5fe57530e4664c13723

Anuncios

De instrumentos musicales

“… Las personas somos como instrumentos musicales. Si sabes tocarlos puedes sacar de ellos melodias perfectas pero la mayoría de las veces andamos por el mundo totalmente desafinados, tocando cada uno una partitura diferente, que el otro no conoce.”

(Bienvenido a casa)