Emprende

En tu cabeza siempre habrá un montón de ideas, pero todas ellas agrupadas en tres.

1) Las cosas que quieres hacer.

2) Las que piensas hacer.

3) Las que pasan cuando las has pensado.

Porque la cabeza es como un nido de pájaros. Llega un pájaro, construye su nido, se queda allí un tiempo, pone huevos y al cabo de un tiempo, éstos se rompen, salen los pollitos y echan a volar.

Con la cabeza pasa lo mismo. Tienes una idea, construyes algo con ella, se queda en tu cabeza un tiempo, haces que surja y cuando sacas de ti esa idea, vuelve a haber allí otra nueva que se desarollará.

No esperes a que las cosas pasen por sí solas, haz que éstas pasen sin esperar a lo que vaya a pasar después, ya vendrá otra con la que estar otro rato pensando. Si sale bien, objetivo conseguido. Si falla, aprende de ese error y vuelve a pensar en lo que puedes hacer para que salga mejor.

Ten una idea y empréndela. Da igual lo que pase después.